El barranquismo es un deporte para aventureros, amantes de la adrenalina, de las alturas, de la naturaleza y de la escalada.

A pesar de que existen diversos niveles de dificultad, este deporte conlleva un riesgo importante incluso en los niveles más sencillos, por lo que hay que saber utilizar las técnicas adecuadas para desempeñar el barranquismo con total seguridad.

Programar la actividad

Antes de emprender la aventura, debemos planificarla y tener en cuenta algunos puntos clave para evitar al máximo los imprevistos.

En primer lugar debemos buscar un barranco que se ajuste a la experiencia del grupo que vaya a realizar la actividad. Que el guía estudie el lugar previamente y conozca sus puntos más complejos. Conocer de antemano todo el camino ayudará enormemente a establecer unos horarios de acuerdo a la longitud del mismo.

También se debe conocer la previsión meteorológica  por si las condiciones climáticas no fueran buenas y se tuviera que suspender la actividad. Se debe evitar los días con fuerte viento, lluvias intensas y granizo. El mal tiempo puede suponer un gran inconveniente para realizar la actividad de forma correcta e incluso podría poner nuestra vida en peligro en casos extremos.

La formación, aunque sea básica, es clave para realizar barranquismo con seguridad, por lo que antes de comenzar la aventura el guía deberá dar a todos los participantes una serie de pautas a seguir para minimizar el riesgo.

Ser prudente es clave

Es imprescindible iniciar la marcha con tiempo de sobra, ya contando con que podrían haber circunstancias diversas que retrasen al grupo y la actividad debe acabarse antes de que la luz mengüe demasiado.  También debemos revisar concienzudamente todo el equipamiento necesario que debemos llevar: cascos, neoprenos, cuerdas, mosquetones, etc.

Es fundamental que el grupo permanezca junto y no dejar a ningún compañero solo, y también es vital que los participantes hagan caso al guía profesional que les acompaña. Saltar en una poza no indicada por el guía, por ejemplo, o no seguir las instrucciones a la hora de saltar, puede provocar accidentes de diversa consideración.

Es importante mantener la calma en caso de accidente. Siempre es mejor actuar con tranquilidad y con la cabeza fría para que el pánico no nos invada. Lo primero a realizar en caso de accidente es atender a la persona herida. Protegerla a ella y sobretodo no ponernos en peligro a nosotros mismos o a terceras personas.

La deshidratación y la hipotermia son muy comunes en el barranquismo cuando no se actúa con prudencia, por ello es imprescindible desayunar bien y beber agua durante toda la actividad, incluso aunque no tengamos sed, sobre todo si realizamos barranquismo con niños.

Equipamiento necesario

Llevar el equipamiento necesario y en buenas condiciones es muy importante a la hora de realizar barranquismo. No se puede realizar este deporte si no se lleva el calzado y ropa apropiados, neoprenos y escarpines a ser posible. Además debemos llevar algunos accesorios que nos protegerán de cualquier imprevisto como: casco (siempre homologado), arnés, cuerdas, cabos de anclaje, descensor, etc. El guía sabrá asesorarnos en cada caso.

No nos podemos olvidar del kit de supervivencia: agua, comida, botiquín, móvil con batería cargada (que sea sumergible o esté en un compartimento estanco que lo proteja del agua), linterna sumergible, silbato, navaja,… todo lo que podamos utilizar en caso de emergencia. Evidentemente no es necesario que todo el mundo lleve de todo, sobrará con que lo lleve el guía de la actividad y algún participante más, dependiendo del número de personas que esté compuesto el grupo.

Si tenemos en cuenta todos estos puntos, realizar barranquismo será mucho más seguro ¡Y la diversión estará presente en todo momento!

Después de la actividad nada como volver al Hotel Les Brases, ducharse, cenar estupendamente en el restaurante Les Brases y finalmente disfrutar de un merecido descanso en las cómodas camas de la habitación.