Estamos entrando en unas fechas en las que, por mucho frío que haga,  tenemos ganas de realizar alguna escapada en familia o con amigos. Aunque existen opciones muy variadas, sabes que es el momento perfecto para disfrutar de la nieve en todo su esplendor. Sin embargo, te sorprenderá saber que hay algo más aparte de poder deslizarte por esquí o snowboard.

Un parque lúdico con mucho que ofrecer

La estación de esquí de Port Ainé, situado la comarca del Pallars Sobirà, cuenta con una gran cantidad de actividades relacionadas con la temporada invernal, que pueden ser disfrutadas tanto por adultos como por niños. Para poder entrar al parque lúdico, la estación cuenta con un forfait más barato que da acceso exclusivamente a este recinto ya que con el normal no puedes aprovechar esta gran oportunidad. ¿Nos acompañas a ver algunas de ellas?

Deslizando a toda velocidad

Port Ainé dispone de una pista de trineos situada en la cota 2000 de la estación. Podemos acceder a ella a través de la cinta de debutantes y disfrutar de divertidas bajadas con la máxima seguridad. Además, como ya hemos dicho, estas actividades las puede disfrutar todo el mundo. ¡Ven sin prejuicios y aprovecha tu viaje al máximo!

Donuts rodantes

El tubbing es una actividad en la que ayudados por un donut neumático, descendemos por una divertida pista de  superficie plástica. En el caso de Port Ainé, la pista cuenta con 120 metros de largo. De nuevo, es una actividad apta para que cualquiera pueda disfrutar. Aprovecha y deléitate con las caras de velocidad de tus amigos deslizándose en donut.

Miniaventura en el bosque

Al contrario que el resto de actividades, esta sí que está más enfocada a los pequeños de la casa, ya que va dirigido a niños que tengan desde siete años y cuenten con un mínimo de 1,20 metros de altura. Sin embargo, aunque sea una actividad dedicada a ellos, cada niño debe llevar a un adulto acompañándole en todo momento, por lo que es una gran actividad para disfrutar en familia.

Esta aventura consiste en ir hacia un pequeño bosque cercano en la que, tras una explicación acerca del uso del arnés y los mosquetones de seguridad, tanto los pequeños como los más mayores realizarán un circuito a su aire, siendo solo necesario que los monitores revisen el equipo. La travesía a realizar consta de un puente tibetano, tres torres y dos tirolinas. ¡Te lo pasarás de miedo!

Estas tan solo son algunas de las actividades que puedes realizar en la estación de esquí Port Ainé. Además, nuestro hotel se encuentra a poco más de 20 minutos en coche, por lo que reservar una habitación para visitar la estación es una muy buena opción, ya vengas solo o acompañado.