Tradicionalmente el Pallars Sobirá había sido una comarca dedicada en concreto a la agricultura y a la ganadería de subsistencia. Antiguamente también se obtenían recursos del aprovechamiento forestal y de explotaciones mineras entre las que destacaban las mines de hierro de la Vall Ferrera.

Otro capítulo importante fue el de las salinas de Gerri de la Sal y, más recientemente, la implantación de industrias hidroeléctricas. Desde hace ya algunos años el sector primario ha perdido importancia y, en cambio, ha aumentado el sector terciario basado en el turismo. Los atractivos turísticos de la comarca son su patrimonio histórico, la belleza de los paisajes y la práctica de diversos deportes al aire libre (pesca, deportes de aventura, deportes de invierno, senderismo…).

Fuente: Turisme Pallars Sobirà