Las fallas de Isil

Muchas son las tradiciones, fiestas y costumbres que se conservan en el Pallars Sobirà, y llegado el verano es cuando esta región adquiere su mayor esplendor gracias a fiestas tradicionales como las fallas de Isil. Con la llegada del verano las personas buscan realizar actividades y divertirse el aire libre gozando del buen tiempo, y sin lugar a dudas disfrutar de las fallas de Isil se puede convertir en una experiencia que sin lugar a dudas no te dejará indiferente.

Las fallas de Isil son una de las fiestas, una de las costumbres más ancestrales del Pallars Sobirà, donde el principal protagonista es el fuego. Actualmente son pocos los pueblos de la zona que aún conservan la tradición de la bajada de las fallas, y en el Pallars Sobirà se podrá disfrutar de estas fiestas de una manera muy singular. En el precioso y coqueto pueblo de Isil, una de las poblaciones de mayor encanto en el Vall d’Àneu, llegado el momento de festejar esta tradición, todos los lugareños se ponen manos a la obra para tener a punto los preparativos, y es que esta popular fiesta es una de las fiestas de mayor tradición y renombre en el lugar.

Llegada la noche de la bajada de las fallas los lugareños, al oscurecer, suben hasta el ‘faro’. Después se enciende este ‘faro’ y es entonces cuando las fallas se comienzan a bajar, guiados por el mozo mayor. El primer tramo de la pendiente se realiza caminando y después corriendo hasta llegar al pueblo. Una vez en el pueblo, los falleros recorren cada rincón para purificarlo y alejar los malos espíritus. Los falleros son recibidos con música y el sonido de las campanas. Con aquellas fallas que se encuentren medio consumidas se hará una gran fogata y dará comienzo la gran fiesta.

Aunque en Isil es donde se realizan las fallas más famosas del lugar, es destacable mencionar que otras muchas poblaciones del Pallars Sobirà así como de los alrededores también llevan a cabo una fiesta muy similar a la que se realiza en Isil, aunque cada pueblo tiene sus particularidades a la hora de celebrar sus fallas. Sin lugar a dudas esta formidable fiesta es un aliciente para mantener viva la tradición del lugar, además de ser considerado un gran impulso de nivel turístico para esta región. Música, baile, diversión, gastronomía, y sobre todo, la magia del fuego. Las fallas de Isil son celebradas el día 23 de junio, al igual que la población de Alins.

Otras de las fallas que tienen lugar por la región de Lleida durante el día 23 de junio son acogidas por pueblos como Boí, Pont de Suert, Vilaller o Casós, todas ellas poblaciones situadas en Alta Ribagorça. Repartidas entre los meses de junio y julio existen otras fallas llevadas a cabo en los pueblos de Durro, Senet, Llesp, Barruera, Erill la Vall o Taüll. Destacar que desde el año 2009 se lleva a cabo el Encuentro de Falleros, un encuentro que fue impulsado por la población de Isil, y en la cual se ha celebrado ya en dos ocasiones.

Sin lugar a dudas, las fallas de Isil, o bien las de cualquier otra población de la región, son dignas de contemplar, una fiesta, una tradición que no puede quedarse en el tintero. En esta animada y a su vez entrañable fiesta, todos los aldeanos te darán la bienvenida con los brazos abiertos, una fiesta que no dejará a nadie indiferente.

Editorial Hotel Les Brases.