El 9 de marzo de 1938, en plena Guerra Civil Española, el ejército fran-
quista inició una gran ofensiva que comportó el hundimiento del frente
de Aragón y la entrada de sus unidades en las comarcas de Lleida. La
62ª División, comandada por el coronel en funciones de general Antonio
Sagardía Ramos, ocupó Gerri de la Sal, Peramea, Enviny y Sort el 13
de abril. La misma División se encargó de la fortificación de una extensa
área de El Pallars Sobirà aprovechando el estancamiento del frente du-
rante meses en la orilla del río Noguera Pallaresa.

soldado fortificacion vilamur

Fortificaciones del ejército franquista
Estructuralmente, el conjunto de Vilamur lo formaban diferentes ele-
mentos defensivos, básicamente casamatas de piedra empastada con
mortero, o bien encofradas y con cubierta de hormigón, además tenían
chimenea en el interior, lo que permitía encender la lumbre y soportar el
frío del invierno. Estas construcciones disponían de aspilleras aptas para
el fuego de armas automáticas. Las casamatas se conectaban mediante
una red de trincheras excavadas en el suelo. Los finales del tramo de
esta red defensiva se protegieron con parapetos de piedras empastadas
con mortero, y estaban provistos de aspilleras para fusileros. Finalmente,
el conjunto defensivo se complementaba con una alambrada montada sobre piquetas de hierro.

trinxera vilamur fortificacion

La vida militar en las fortificaciones


Una compañía prestaba servicio permanente a la línea defensiva de Vila-
mur. La unidad militar era comandada por dos o tres oficiales, y diversos
sargentos y cabos, indispensables para garantizar la disciplina y la acti-
vidad militar diaria. La supervisión del estado del armamento y de la sufi-
ciencia del abastecimiento en este lugar, como la leña para las chimeneas,
las cajas de munición, el almacenaje de las bombas de mano y el suminis-
tro de la intendencia militar, eran responsabilidad de estos mandos.

Ataques republicanos sobre el sector de Vilamur

La seguridad de la línea defensiva de Vilamur, durante los meses que tuvo
permanencia continua de tropas, se vio afectada solo una vez por ataques
de la aviación republicana. Aprovechando que la zona tenía defensa an-
tiaérea, el 22 de mayo de 1938, coincidiendo con el inicio de la ofensiva de
su ejército sobre el territorio de Lleida, nueve bombarderos Polikarpov RZ,
de fabricación soviética, efectuaron dos servicios y bombardearon Sort,
entrando por Vilamur. Del ataque resultaron tres muertos y 11 heridos,
y la destrucción de algunas casas del núcleo urbano. El mismo día, la
escuadrilla de caza Polikarpov I-15, que cubría el servicio con los bombar-
deros en este sector,  ametralló las posiciones en el sur de Malmercat y la ca-
rretera en puntos próximos a Vilamur

Fuente: http://ow.ly/pP3DY