Recogida setas Pallars

En la zona del hermoso Pirineo catalán, y más concretamente en la región que abarca el Pallars Sobirà, se encuentra un destino perfecto para los amantes y aficionados a la recogida de setas. La abundante y frondosa vegetación, el clima y la elevada humedad del lugar convierten el Pallars Sobirà es un destino ideal para disfrutar de una satisfactoria jornada de recogida de setas, ya sea solo o en compañía. Tampoco hay que olvidar como destinos aptos para la recogida de setas el Pallars Jussà y el Val d’Aran.

El Pallars Sobirà encontrarás níscalos, senderuelas, boletus edulis, rebozuelos, palomitas,  anaranjados, negrillas, oronjas, manecillas, lenguas de gato rojizas, entre otras muchas, y es que llegado el mes de agosto sumado a las lluvias que se producen en estas tierras da lugar a la aparición de setas de todo tipo y para todos los gustos. Aquellos que  decidan disfrutar de unos días de asueto en el Pallars Sobirà y adentrarse en plena naturaleza para recoger setas deben contar con la suficiente experiencia y conocimiento para no escoger las setas equivocadas, ya que al igual que existen setas comestibles, en esta región también hay setas venenosas.

Generalmente las setas se encuentran en las cotas medias y altas del Pirineo, y llegada la temporada de su recogida son muchas las personas y empresas de restauración que se acercan a recoger setas para degustarlas en su hogar o bien para servirlas en la carta de los distintos restaurantes que se encuentran diseminados por el Pallars Sobirà. Además, con motivo de la temporada de las setas, son muchas las personas que aprovechan su visita para quedarse unos días y gozar del mejor turismo rural y gastronómico en la zona.

Por norma general, la temporada de recogida de setas suele comenzar a finales del mes de agosto o bien, en las peores épocas, a principios del mes de septiembre. Cuando las lluvias superan el promedio y se sitúan por encima de la media en los meses de primavera y verano y la temperatura nocturna es relativamente baja es común que la temporada se adelante. En ocasiones, si se producen abundantes y copiosas lluvias puede darse el caso de que setas de distintas épocas compartan protagonismo y se mezclen.

Los níscalos y boletus edulis no suelen aparecer hasta bien entrado septiembre u octubre, mientras que por ejemplo en los meses de mayo y junio es habitual encontrar senderuelas. Este producto es uno de los más codiciados y solicitados en el Pallars Sobirà y sus alrededores, por ello no es de extrañar que se celebren diversos acontecimientos cuya temática principal sea el mundo de las setas, como las Jornadas Gastronómicas de Sonsonès, las Jornadas Gastronómicas de la Seta en la Alta Ribagorça, la Muestra Gastronómica ‘Cocina de la Trufa’ o bien  las Jornadas Micológicas del Pallars Jussà, la Feria del Níscalo en Coll de Nargó, entre muchas otras ferias y eventos relacionados con las setas que se llevan a cabo en el lugar.

Editorial Hotel Les Brases.